Iberia afronta una nueva rebaja en el precio de compra de Air Europa

Iberia afronta una nueva rebaja en el precio de compra de Air Europa

Iberia y Air Europa afrontan un nuevo escenario tras acordar hace unos meses rebajar el precio de la transacción desde los 1.000 millones de euros iniciales hasta 500 millones entonces (Iberia sella la compra de Air Europa por 500 millones).

El motivo era el nuevo endeudamiento al que había tenido que recurrir la aerolínea de Globalia, sumando el rescate público del Estado español de 475 millones de euros y el crédito avalado por el ICO de 140 millones.

La posibilidad de una segunda ayuda pública gubernamental para que Air Europa pueda sobrevivir se espera que también obligue a una nueva renegociación del precio.

Las cifras de Air Europa, con muchas más dificultades que sus competidores para reanudar operaciones, muestran que en 2020 perdió 427 millones de euros y en el presente 2021 prevé perder entre 250 y 300 millones más, el doble de lo inicialmente previsto cuando entregaron la documentación para recibir el primer rescate público del Gobierno de España.

Además de este agujero de unos 700 millones, la compañía estaría ultimando la solicitud de un segundo rescate por importe de hasta 150 millones para resistir los meses que tiene por delante hasta que se incorporase a IAG (Air Europa: pérdidas de 700 millones, segundo rescate, Bruselas exigente con Iberia y peleas internas).

Por todo ello, en caso de hacerse con Air Europa, Iberia asumiría una deuda que podría superar los 750 millones de euros (dos rescates y el crédito ICO), además de hacerse cargo de una empresa con unas pérdidas acumuladas de más de 700 millones.

Echando la vista atrás, llama la atención que en sus mejores años (entre 2012 y 2019) Air Europa solo fue capaz de generar 120 millones de euros de beneficios, como vino revelando REPORTUR.com.ar.

Todos estos números, unidos a la creciente tensión en la cúpula de la compañía y a las dificultades para acordar ajustes con sus trabajadores, hacen que cobre fuerza la opción de una segunda renegociación.

Además, los Hidalgo “no disimulan en las reuniones del consejo de administración su desconfianza” con el CEO Valentín Lago, nombrado por un Gobierno que podría convertirse en accionista de referencia de Air Europa al incumplirse las previsiones de su rescate.

El CEO de IAG ya ha declarado que contemplan perfectamente la posibilidad de que la absorción de Air Europa no se lleve a cabo. Si el precio no se rebaja ante la nueva deuda, y si Bruselas no pone facilidades con rutas y ‘slots’, no podrán defender la compra ni ante sus accionistas ni ante sus empleados.

Puede parecer un farol pero ya lo hicieron con Norwegian, a la que por cierto el Gobierno de su país se negó a dar un segundo rescate. Así que la solución al dilema hoy día solo puede darla Iberia, puesto que una aerolínea nacionalizada sería un desgaste aún mayor para los gobernantes españoles.

Precisamente, la decisión final de Bruselas también sobre su venta a Iberia genera gran incertidumbre ya que cada vez ha ido exigiendo más documentación, entre posiciones están muy alejadas por el número de rutas que la Comisión exige ceder al nuevo grupo que integraría a las aerolíneas de Globalia y una IAG donde también se encuadran Vueling y British Airways.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *