Southwest introducirá el viaje con “pedidos no verbales”

Southwest introducirá el viaje con “pedidos no verbales”

Southwest, la aerolínea low cost más grande del mundo, está eliminando el diálogo entre los pasajeros y los tripulantes de sus aviones, al introducir los pedidos a bordo sólo por redes sociales. La medida se aplicará a todos sus aviones con wifi a bordo. En los demás aviones, habrá unas cartulinas en los asientos con fotos de los productos que, al mostrarlas, indicarán al tripulante el deseo del viajero. Southwest llama a esto “pedidos no verbales” (Southwest, el mayor cliente de Boeing, estudia comprar Airbus).

Esta medida no obedece a otra fórmula de ahorro –de ser así, ya estaría en vigor en Ryanair– sino que es para prevenir contagios de Covid. Actualmente, se ha eliminado el servicio a bordo de muchos aviones porque proporcionar bebidas o snacks supone un riesgo para los tripulantes debido a la comunicación con los viajeros. Los “pedidos no verbales” permiten hacer caja sin este riesgo.

“Los clientes quieren bebidas y así podemos satisfacer sus solicitudes y al mismo tiempo limitar los contactos de nuestros tripulantes”, explica una fuente de la compañía.

El sistema implica que los viajeros podrán acceder por wifi a una aplicación tipo red social propia, en la que aparecen los productos y podrán seleccionarlos. El asiento aparecerá automáticamente, con lo que los tripulantes saben dónde se encuentra el viajero. No está claro cómo será el sistema de pago. Lo lógico es que se cargue automáticamente en la tarjeta que el viajero proporcionó para comprar el billete. Sin embargo, esta opción se complica en los aviones que no tienen wifi. En este caso, habrá unas cartulinas en los asientos para que los pasajeros muestren. O, tal vez, esas cartulinas van con unos números que los viajeros han de mostrar con sus dedos. Aquí es donde reaparece el problema del pago.

Southwest es una aerolínea low cost que tenía como característica el trato bastante humano, que ahora se ve muy alterado.

En otras aerolíneas como American, se utilizan las pantallas situadas en los respaldos de los asientos, mucho más prácticas para este fin. Pero en Southwest, que como Ryanair carece de este y cualquier otro complemento en sus aviones, esto no es posible.

En otras aerolíneas como United, el personal se opone a la venta a bordo porque hacerlo crea un “ambiente tóxico”, debido a las interacciones. Y añaden que los sistemas informáticos son muy imperfectos porque no eliminan la interacción en la entrega. Hay que pensar que la comida y bebida a bordo, además, implica dejar de utilizar las mascarillas, lo cual convierte en muy arriesgado todo el proceso.

American ha anunciado que está profundizando en todo esto, mediante el reconocimiento facial que suprimirá todos los demás mecanismos de comunicación.

No obstante, siempre quedará la duda de si el té está suficientemente caliente o de si el viajero desea otro azucarillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *