El aumento en las reservas internacionales de México: qué significa y para qué sirve

El aumento en las reservas internacionales de México: qué significa y para qué sirve

Al 10 de julio, las reservas internacionales de México llegaron a 191.122 millones de dólares tras registrar un incremento semanal de 575 millones de dólares, señaló el Banco de México (Banxico).

El banco central suele destacar este dato de manera continua, aunque no siempre queda claro cuál es el beneficio de mantener estas reservas. Expertos consultados por Sputnik explicaron su función, así como las causas de que México promueva el incremento de esta variable.

César Salazar López, investigador adscrito al Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), brindó una primera definición con base en su influencia en el tipo de cambio entre el dólar estadounidense y el peso mexicano.
“Las reservas internacionales son un flujo de capital hacia el país que ayuda a apreciar el tipo de cambio, lo cual, desde la perspectiva del Gobierno actual y de los Gobiernos anteriores, siempre ha sido algo bueno, porque la contraparte, la devaluación, tiene como característica la salida de capital y la reducción de las reservas internacionales. Podría entenderse como que las reservas internacionales, si crecen, son un símbolo de confianza y de que se están atrayendo flujos de capital hacia el país”, comentó.

Víctor Gómez Ayala, subdirector de análisis económico de Finamex Casa de Bolsa, agregó que las reservas también son un indicador del riesgo que se percibe en general de la economía mexicana.

“En los países emergentes la acumulación de reservas internacionales es clave, porque te permite identificar cuáles son los recursos o los activos que tiene el país. Es el activo más importante a largo plazo que tiene un país”, resaltó.
Por su parte, Arturo Huerta González, profesor-investigador de la Facultad de Economía de la UNAM, expuso que las reservas internacionales son un factor que también se puede traducir en mayor rentabilidad para el capital financiero que compra deuda pública mexicana.

Como explicación al aumento de las reservas destacado por Banxico, Huerta González destacó que un factor clave se encuentra en la tasa de interés ofrecida por el banco central de México, la cual se ubica actualmente en el 5%.

“El hecho de que México ofrezca una alta tasa de interés, con la estabilidad del tipo de cambio, te atrae capitales y de ahí se explica el incremento de las reservas internacionales. El Banco de México mantiene ese diferencial de tasa de interés para que el capital extranjero no se vaya”, resaltó.
Víctor Gómez añadió que el aumento de las reservas es muestra de que el Banco de México no interviene el mercado cambiario con estos recursos, tal como solía hacerse en el siglo pasado.

“Al final las reservas con un activo del Banco de México y forman parte de su balance, no es un recurso líquido para usarse. Simplemente reflejan la solidez del banco en términos de los activos que tiene bajo su custodia… Vuelven más creíble la ejecución de la política monetaria, pues también implica que el país no está utilizando ese activo para darle estabilidad a la moneda”, comentó.

Los especialistas coincidieron en que todos esos factores explican que esta variable sea considerada como una señal de confianza para los mercados y los flujos de capital presentes en la economía mexicana.

Víctor Gómez subrayó que las reservas también son importantes para sustentar el valor de los billetes y monedas que están en circulación. Asimismo, destacó que su operación puede generar remanentes de operación, es decir, la ganancia en pesos que obtiene Banxico cuando traslada el valor de sus reservas internacionales a pesos.

“En 2016 y 2017, cuando se enfrentaron procesos de depreciación bastante fuertes, el Banco de México transfirió recursos al Gobierno federal y, el próximo año, el Banxico hará otra transferencia de recursos al Gobierno, lo que le va a permitir enfrentar las presiones fiscales que se van a desarrollar durante este año y ayudarán a que las cuentas fiscales, de alguna manera, regresen a los niveles observados previo a la crisis. Una parte de la política fiscal de 2021 va a estar sustentada por esos remanentes”, mencionó.

A pesar de la impresión positiva sobre el manejo de la economía que brinda el aumento en las reservas internacionales, Arturo Huerta advirtió que los recursos que ellas sustentan tienden a permanecer únicamente en el sistema financiero. De este modo, sus beneficios difícilmente se traducen en inversiones productivas que, por ejemplo, incentiven la creación de empleos o signifiquen una mejora de las condiciones económicas del país.

“Las reservas actúan en favor del sector financiero para que, cuando un inversionista quiera salir, haya dólares suficientes para satisfacer su demanda. Lo que ha venido pasando es que el Banco de México ha venido subastando dólares, además de que está utilizando los dólares que obtuvo por el crédito swap de la Reserva Federal de Estados Unidos, para que los bancos centrales del mundo tengan la liquidez para satisfacer la demanda por dólares”, expuso.
En las últimas semanas, Banxico ha subastado dólares y utilizado su crédito SWAP para intercambiar pesos por dólares con la Reserva Federal de Estados Unidos, lo cual es otro factor que ha ayudado al crecimiento de las reservas internacionales de México.

Para Víctor Gómez, este es un factor importante en un contexto de crisis como el actual, puesto que el manejo responsable de las reservas internacionales, combinado con otros factores, puede incentivar la entrada de recursos a países como México, ya sea en inversión en cartera o en inversión extranjera directa.

“En un entorno de riesgo, donde México se tiene que diferenciar con respecto a otros mercados emergentes, compite bien en su categoría y eso significa que, frente a los otros mercados emergentes tiene que preservar el atractivo de términos de atracción de inversión en el país”, analizó.
No obstante, César Salazar planteó una pregunta al respecto: “¿De qué sirve tener reservas internacionales, pagando por ellas altas tasas de interés, cuando no somos capaces de poder tomar esos capitales y hacer inversión productiva al interior de la economía y tener mayores beneficios sociales?”.

Si bien el investigador coincidió en que las reservas pueden blindar al país ante un contexto especulativo, cabría evaluar el costo que tiene para México el mantenimiento de esos recursos, especialmente ante la necesidad de inversión que se requiere para sortear la contracción de la economía que enfrenta en este momento el país latinoamericano.

“Pienso que el país está muy necesitado de inversión y que podríamos transitar hacia otro tipo de esquema. Entiendo el papel que juegan las reservas en este contexto de certidumbre ante los mercados financieros internacionales, pero siempre sería bueno tener recursos para una mayor inversión al interior de la economía. Ahí también son necesarios esos recursos y podríamos pagar interés con algún tipo de recursos que tuviera un beneficio más tangible”, propuso.
A su vez, Arturo Huerta sostuvo que el mantenimiento de estos recursos, más allá de fomentar la especulación en el sector financiero, también puede imponer un freno a la actividad económica y productiva del mercado mexicano.

“Así como en 1982 caímos en la década perdida, vamos a una crisis, pero de mayores proporciones que la de entonces. Esto porque en los ochenta teníamos más industria de la que tenemos hoy en día. No teníamos la economía informal que tenemos hoy en día. Esta tasa de interés y la crisis en que estamos están llevándonos a tener menos capacidad productiva, menos industria, menos empresas, lo que afecta el crecimiento potencial, la generación de empleos y los salarios de la población”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *