El Congreso de EEUU pacta un nuevo paquete de estímulo de 737.000 millones

El Congreso de EEUU pacta un nuevo paquete de estímulo de 737.000 millones

Tras meses de negociaciones infructuosas, los dos grandes partidos estadounidenses han alcanzado un acuerdo para aprobar un nuevo paquete de estímulos de 900.000 millones de dólares, 740.000 millones de euros a la dañada economía americana. El pacto ha llegado en el tiempo de prórroga (El Gobierno federal se quedó, en teoría, sin fondos federales el viernes) y se votará hoy, después de que Donald Trump haya firmado la orden que permite prorrogar el gasto.

El líder de la mayoría republicana del Senado de Estados Unidos, Mitch McConnell, anunció este domingo el acuerdo: “Más ayuda esta de camino. Hace solo unos momentos, en consulta con nuestros comités, los cuatro líderes del Senado y de la Cámara de Representantes han finalizado otro gran paquete de rescate para el pueblo estadounidense”, proclamó McConnell tras un fin de semana de largas negociaciones.

El paquete de estímulo está incluido en una ley que eleva a 1,4 billones de dólares el presupuesto federal, y quefinanciará la Administración hasta septiembre de 2021 y que se votará hoy. Esta norma debería haber sido aprobada antes de la medianoche de este domingo para evitar que las agencias federales se queden sin fondos y tengan que cerrar. Sin embargo, en la madrugada del lunes, la Cámara de Representantes y el Senado han ampliado un día más los fondos de la Administración federal, con lo que se evitaría su cierre y se daría más tiempo a demócratas y republicanos para concretar los detalles del plan de estímulo.

El presidente saliente, Donald Trump, ha dado su visto bueno a esta prórroga de emergencia, sin la cual la administración federal habría cancelado todos sus gastos no esenciales a medianoche. Veinte minutos antes Trump rubricó la noormativa aprobada por las dos cámaras. La medida permite ampliar hasta la medianoche del lunes al martes el plazo para evitar el cierre mientras los dos partidos concretan los detalles de un paquete de estímulo.

El viernes, el Congreso ya decidió ampliar por dos días los fondos para dar más tiempo a demócratas y republicanos para llegar a un acuerdo. Durante este fin de semana, las dos partes lograron eliminar uno de los principales obstáculos en las negociaciones: una propuesta republicana para restringir la capacidad prestataria de emergencia de la Reserva Federal (Fed), algo que los demócratas temían que pudiera constreñir al futuro Gobierno del presidente electo, Joe Biden.

Está previsto que el paquete de estímulo incluya unos pagos directos de 600 dólares para todos aquellos individuos que tengan una renta de menos de 75.000 dólares, una medida similar a la del anterior paquete de ayuda, aprobado en marzo y en el que esos pagos ascendían a 1.200 dólares por persona. Además, se darán 300 dólares a la semana a cada persona que esté en desempleo, una prestación que se suma a la que ya otorgan los estados y que, en ocasiones, son muy escasas.

La legislación también incluirá una partida de 330.000 millones de dólares para préstamos para pequeñas empresas y otros 80.000 millones para escuelas, así como miles de millones de dólares para ayudar a entidades locales a distribuir las vacunas contra la covid-19. El Congreso no ha aprobado ninguna medida de estímulo desde marzo, cuando dio el visto bueno a un plan de rescate de más de 2 billones de dólares, el mayor de la historia de Estados Unidos. También inclye 25.000 millones de ayudas al alquiler, una moratoria de embargos hipotecarios y 15.000 millones para el sector aéreo.

En todo caso, el acuerdo no ha comprendido algunos aspectos reclamados tanto por republicanos (proteger a las empresas de demandas por contagios) como demócratas (elevar las ayudas a estados y corporaciones locales). En todo caso, se esperan más planes de ayuda económica cuando tome posesión Joe Biden y se hagan efectivos también los cambios en el poder legislativo “Cualquiera que creaque esta ley es suficiente no sabe lo que está pasando en Estados Unidos”, aseguró el líder demócrata en el Senado Chuck Schumer.

Desde que los primeros casos fueran detectados en EE.UU. hace 11 meses, la covid-19 ha acabado la vida de más de 317.009 de personas, mientras que 17,8 millones se han contagiado del virus, más que en ningún otro país del mundo en términos absolutos, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *