La economía perdió 1.000 millones al día durante las primeras semanas de confinamiento

La economía perdió 1.000 millones al día durante las primeras semanas de confinamiento

Sólo en el mes de marzo, el PIB perdió unos 17.000 millones, una devastadora cifra que pone de manifiesto la virulencia de esta crisis

Las primeras semanas de estado de alarma y confinamiento de la población supusieron un golpe muy duro para la economía. El Instituto Nacional de Estadística (INE) ya lo adelantó señalando que, con apenas quince días afectados, el Producto Interior Bruto (PIB) sufrió un histórica caída del 5,2% en el primer trimestre del año. Eso quiere decir, según Funcas, que la economía se desplomó un 30% durante esas dos últimas semanas. O más claro: que por cada día de confinamiento, el país perdió 1.000 millones de euros.

«Desde el inicio del estado de alarma hasta finales de marzo, la economía española perdió una media de 1.000 millones de euros por día», explica a este periódico Raymond Torres, director de coyuntura y economía internacional de Funcas. Por lo tanto, sólo en el mes de marzo, el PIB perdió unos 17.000 millones. Una devastadora cifra que pone de manifiesto la virulencia de esta recesión.

«Y en abril el ritmo se mantuvo al principio, pero después se ha ralentizado, es decir, que durante la segunda quincena de ese mes la caída fue menor. Es posible que hayamos tocado fondo y desde ahora se puede vaticinar un leve incremento de actividad, muy desigual por sectores», añade Torres.

La propia Fundación de Cajas de Ahorro ya advirtió de que el país necesitará al menos tres años para recuperarse de esta crisis en términos de PIB. Hasta 2023, calcula, no se habrá alcanzado el nivel previo a la pandemia y por supuesto quedará mucho para recuperar el crecimiento perdido. Y en lo que al mercado laboral respeta, y a pesar de que los expediente de regulación temporal del empleo (ERTE) han evitado que la tasa de desempleo se dispare a niveles superiores al 30%, la recuperación será igualmente lenta. El Gobierno reconoce que el nivel medio de paro seguirá superando el 17% en 2021, muy por encima del 14% en el que acabó 2019.

Sin embargo, las cifras siempre pueden ser incluso peores y buena muestra de ello son las de Deutsche Bank, que en su última actualización de previsiones adelanta una caída de casi un 20% para este año. Y lo que probablemente es peor, un repunte de apenas un 2,5% en 2021. Se trata de su estimación más pesimista, aquella en la que la contención de la pandemia se complica, se produce una nueva ola de contagios y, en definitiva, se hacen necesarios mayores esfuerzos. Las cifras de la entidad pueden antojarse un tanto excesivas, pero la posibilidad de que la situación se complique más si cabe no es en absoluto descabellada.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ya lo advirtió cuando aprobó el cuadro macroeconómico que el Gobierno remitió a Bruselas, y lo reafirmó en el momento de hacer público su examen al programa de estabilidad: «Existen riesgos a la baja elevados asociados a la posibilidad de que se materialicen escenarios epidemiológicos más adversos», avisaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *