OPINION: EDEESTE dilapida RD$350 millones en nuevo edificio 

El autor es ingeniero civil. Reside en Santo Domingo

Por BERNARDO CASTELLANOS

Es cuestionable que la distribuidora estatal EDEESTE, una empresa  quebrada,  invierta 350 millones de pesos en la construcción de un nuevo edificio administrativo en lugar  de utilizar esos recursos en programas de reducción de pérdidas.

El diseño arquitectónico del nuevo edificio, contemplado en el pliego de licitaciones, incluye una fachada en cristal cuyo costo del fabricante, supera los 45 millones de pesos. El local está localizado  en la Avenida Bolívar, casi esquina García Godoy, entre las calles doctor   Delgado y Pasteur, en Santo Domingo, colindante con la antigua Clínica Instituto de Maternidad San Rafael.

EDEESTE es una empresa quebrada que ostenta las mayores pérdidas totales (energía comprada menos energía cobrada) entre todas las distribuidoras, siendo las  pérdidas totales superiores al 45%, con un notable exceso de personal y gastos corrientes.

En Febrero del 2020, según el Informe de Desempeño del Sector Eléctrico publicado por la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales,  EDEESTE tenía una nómina de 2 mil 541  empleados fijos,  cifra que supera tres veces el personal que requiere esa empresa para operar de manera eficiente, de acuerdo a un estudio de la firma chilena INECON.

Según el Estudio de INECON: Actualización del Estudio para la Determinación y Ajuste de las Tarifas de Suministro de Energía Eléctrica a Clientes Regulados y del Valor Agregado de Transmisión, ordenado por la Superintendencia de Electricidad, la cantidad optima de empleados para que EDEESTE sea gestionada de manera racional y eficiente, se sitúa en 579”.

Hay que destacar  que la gran mayoría de los servicios que ofrece EDEESTE a los clientes, como el resto de las distribuidoras, se encuentran “tercerizados”, es decir, bajo contrato con empresas externas.

¿Cómo es posible que una empresa quebrada como EDEESTE, cuya prioridad debe ser la reducción drástica de las pérdidas totales y de los gastos corrientes excesivos que posee, esté dilapidando más de 350 millones de pesos en la construcción de un edificio administrativo.

No  era preferible utilizar esos 350 millones de pesos en programas efectivos de reducción de las pérdidas totales de EDEESTE, que son las más altas de las tres  distribuidoras estatales.

La recuperación del sector eléctrico no será posible mientras existan distribuidoras como EDEESTE, que utilicen los escasos recursos disponibles, en un dispendio tan notorio y excesivo.

Las nuevas autoridades están en la obligación y en el deber de realizar una revisión exhaustiva y detallada, de la construcción del edificio administrativo de esa empresa estatal.

bacm25@yahoo.com

JPM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *