OPINION: El plan presupuestario 2021

La pandemia Covid-19 sin lugar a dudas ha impactado de manera relevante las cuentas públicas dominicanas como las del resto del mundo al extremo de que todas las variables económicas y financieras se han disparado de forma alarmante nunca antes vistas.

Esta situación ha acrecentado el nivel de deuda que presentaba la nación dominicana antes de la pandemia alcanzando niveles récords.

Se espera que el pasivo del presente año 2020 termine en más del 60% del Producto Interno Bruto  (PIB), 10 puntos porcentuales por encima de la deuda consolidada al cierre del 2019 que alcanzó el 50% del PIB.

Para el 2021 se espera un aumento significativo de los gastos financieros conforme el plan presupuestario 2021 y unos RD$146,463.5 millones en aplicaciones financieras de  los cuales RD$94,406.9 millones corresponden al pago de amortizaciones de la deuda pública.

Se espera que la fuente financiera se coloque por encima de los RD$290,000 millones por conceptos de préstamos multilaterales y emisión de bonos nacionales e internacionales.

Como se advierte el nivel de endeudamiento extraordinario producto del Covid-19 registra cifras respetadas y sin comparación con otras situaciones de crisis vividas por el país en años y siglos pasados.

El proyecto de ley de Presupuesto General del Estado para el 2021 ascendente a un 1 billón 37 mil millones de pesos, el cual será  modificado a raíz de la decisión del Presidente de la República, señor Luis Abinader Corona, de retirar los impuestos que le financiaran en unos RD$21,676.4 millones debido a  reacciones contrarias de sectores del país opuestos a nuevas cargas impositivas.

Las medidas de política fiscal iban a permitir en el año 2021 que los ingresos totales estimados  alcanzarán unos  RD$746,313.8 millones incluyendo donaciones por RD$2,382 millones, equivalente a un 15.2% del PIB estimado para el año 2021 en más de US$82,000 millones.

Al retirarse los impuestos por más de RD$21,000 millones que financiará parcialmente el Presupuesto General del Estado  para el 2021 se tienen que recurrir a las alternativas de endeudar más el país con más préstamos y/o emisiones de bonos o recurrir a la disminución drástica de gastos innecesarios.

Realmente es un gran sacrificio el que se tendrá que realizar para financiar los gastos públicos para el 2021.

En ese sentido el señor presidente de la República ha tomado la iniciativa de suspender por este año la compra de bonos de consumo, canastas y regalos navideños.

Asimismo ha llamado a sus funcionarios para que disminuyan los gastos de combustibles, publicidad, dietas, nóminas parasitarias, refrigerios así como cualquier gasto superfluo que dispare el gasto de las instituciones que dirigen.

El primer mandatario llegó al extremo de anunciar la donación de su sueldo a una causa social durante los cuatro años de su gobierno, así también,  propuso la disminución del 50%  del subsidio que se les transfiere a los partidos políticos.

A los fines de acomodar el presupuesto general del estado para el 2021 a la realidad crítica que vive el país y bajo el ánimo de  no aplicar una reforma fiscal para el próximo año, ha tomado la vía de que los ingresos públicos sean una combinación de los impuestos existentes,  préstamos, emisiones de deuda y recortes de gastos superfluos.

De hecho es una acción previa a la futura reforma fiscal la cual debe incluir la revisión de los gastos y los ingresos.

Necesariamente se tendrán que seguir tomando medidas monetarias y fiscales a los fines de acelerar las actividades económicas producto del cierre provocado por la pandemia, hasta tanto se desarrolle una vacuna efectiva que sirva de antídoto al Covid-19, de lo contrario el Producto Interno Bruto seguirá descendiendo y el porciento de la deuda/PIB seguirá en aumento.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) en sus perspectivas económicas para América Latina y el Caribe publicadas la semana recién pasada estima para el año 2020 que el desplome de la economía dominicana rondará el 5.9% del PIB,  que la deuda  de todos los países se incrementará y que la República Dominicana tendrá una recuperación de 3.6% del PIB para el año 2021.

Ante la situación que hoy vive el mundo, el FMI pide a  los países continuar aumentando el gasto, financiando el mismo con nuevos préstamos y deuda y los insta a que hagan caso omiso de los conocidos tres déficits: fiscal, comercial y balanza de pagos a los  fines de estimular las economías.

Hoy se olvidan los paradigmas y recomendaciones dadas por la ciencia financiera de ser frugal en la escasez y gastar en la  abundancia.

Por el contrario ante la situación tan especial que vive el mundo debido al enemigo invisible o Covid-19, se invita a los países a gastar para estimular las economías y olvidarse de los déficits.

A pesar de la inclemencia de la pandemia se espera para el año 2021 un escenario optimista, en niveles de precrisis.

En ese sentido, los dominicanos ante una pandemia relativamente controlada por las medidas aplicadas se animan a reactivar la economía a los fines de aumentar los ingresos, mejorar el desempleo, aumentar la producción, el turismo, las exportaciones, atraer nuevas inversiones y aumentar la demanda.

Los días que se viven deben ser orientados exclusivamente para seguir controlando la pandemia, sea mediante medidas paliativas o la cura mediante la aplicación de vacunas efectivas que puedan desarrollarse antes de que finalice el presente año o al inicio del 2021.

Así también, concentrar todos los  esfuerzos en reactivar la economía y con ella el aumento de las recaudaciones, disminuir las deudas y seguir dando el frente a las necesidades perentorias. Aún hay muchos esfuerzos que desplegar pero con la ayuda de Dios y el esfuerzo de todos los dominicanos el país saldrá adelante.

felix.felixsantana.santanagarc@gmail.com

JPM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *