El éxodo de empresas de Cataluña a la Región aumenta por la tensión política

El éxodo de empresas de Cataluña a la Región aumenta por la tensión política

La tensión política por el independentismo perdura en Cataluña y sigue afectando de lleno a la actividad económica, provocando la salida de muchas empresas a otros territorios con el objetivo de proteger sus negocios. Y entre las comunidades receptoras, la Región sigue siendo un destino muy tenido en cuenta, pese a ser un mercado pequeño con respecto a otras autonomías. Lo que está por ver es si el presidente Quim Torra y su ‘Govern’ colaborarán con decisiones políticas que calmen el ambiente para detener el éxodo, o irá a más.

Los últimos datos disponibles de cambios de domicilio mercantiles a en el primer trimestre de 2018, revelan la llegada a Murcia de un total de 21 empresas catalanas, lo que supone prácticamente la misma cantidad de las que lo hicieron a lo largo de todo el año anterior (22), según un estudio reciente de la firma Informa D&B –con fuentes oficiales del Registro Mercantil–.

Se trata de pequeñas y medianas empresas que entre todas ellas suman una facturación aproximada de 18,9 millones de euros. Una cantidad significativa, aunque inferior al valor que atesoran las que llegaron durante 2017, cuyo montante global ascendió por encima de los 32,1 millones de euros. En el ‘ranking’ por comunidades, a las 21 pymes catalanas que aterrizaron hasta marzo, le siguen 15 de la Comunidad Valenciana y 11 de Madrid.

La Región de Murcia aparece al mismo nivel que Navarra y Canarias en cuanto a las preferencias de los empresarios de Cataluña que apuestan por marcharse, quienes siguen optando de forma abrumadora por Madrid, que acogió a 1.034 mercantiles de enero a marzo, seguida muy de lejos por la Comunidad Valenciana (163), Aragón (119), Andalucía (99) y Baleares (76). En un escalón más bajo se localizan Galicia (32), Castilla y León (31) y País Vasco (31).

Mientras que por detrás de Murcia se encuentran Castilla-La Mancha (15), La Rioja (12), Cantabria (9), Asturias (6) y Extremadura (4), además de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, que no contabilizan registro alguno.

Hay que tener en cuenta que el hartazgo de muchos pequeños empresarios sigue muy latente. La asociación Empresaris de Catalunya, contrarios a la independencia, presidida por Josep Bou, ha defendido en los últimos días la necesidad de mantener el decreto que facilita el traslado de sedes sociales fuera de Cataluña, a la vez que pide a la Generalitat que sea leal a la Constitución y a la legalidad.

Facturación

51 millones de euros
millones de euros es la facturación global que han aportado a la economía regional las 43 empresas que han trasladado su sede a lo largo de todo el año 2017 y el primer trimestre de 2018 desde Cataluña hasta Murcia.

En conjunto, 1.695 empresas fueron las que salieron de Cataluña en el primer trimestre. Esta cifra multiplica por ocho a las 220 sociedades que se trasladaron fuera de esa autonomía en el mismo periodo de 2017. En cuanto a facturación suman 14.500 millones de euros.

Otro aspecto a tener en cuenta es que la llegada de las firmas catalanas a la Región se concentra fundamentalmente en el periodo inmediatamente posterior a la convocatoria ilegal del 1 de Octubre. Así, el pasado noviembre se cambió una mercantil de domicilio; en diciembre lo hicieron cinco; en enero, trece; y en febrero, siete.

El ejemplo de Fasteners

Entre las empresas que optaron por venirse aparece Fasteners Distribución, situada en la localidad barcelonesa de Santa Perpetua de Mogoda, que escogió Yecla como nueva sede social y fiscal. Una firma que factura unos 2,5 millones y se dedica a la tornillería, comercializando sus productos en el sector del mueble tapizado. Así lo adelantó ‘La Verdad’ el pasado noviembre.

También la firma Promotora del Cava SL, productora y comercializadora de espumosos, abandonó La Bisbal de Penedés (Tarragona) para emigrar a Águilas, mientras que Camponuba SA, de explotación de fincas agrícolas, ubicada cerca del Paseo de Gràcia, en Barcelona, optó por trasladar su domicilio a la pedanía murciana de Los Ramos.

En total, Cataluña representa una tercera parte de las sociedades que trasladaron su domicilio a la Región, cuyo cómputo de entrada en el primer trimestre asciende a 60 empresas, mientras que se marcharon 44, lo que arroja un saldo positivo de 16. Un comportamiento positivo como el registrado el pasado año, con la llegada de 132 y la salida de 103.

Sin embargo, no ocurre lo mismo en la comparativa en cuanto a los volúmenes de ventas, ya que la facturación de las empresas que vinieron a Murcia en 2017 se sitúa en los 85,21 millones de euros, mientras que las que se fueron suman hasta 196,71 millones de euros.

Incidencias en el PIB

Por otra parte, en un reciente informe del equipo de estudios de BBVA Research, sobre la situación de Murcia para este ejercicio, se alertaba del impacto que podría sufrir la economía regional en relación a los efectos del incremento de la incertidumbre en Cataluña. Y es que el choque producido en el último trimestre del año con el ‘procés’ podría dejarles con hasta siete décimas menos de crecimiento en 2018, y unas tres décimas en 2019. Un retroceso que tendría sus efectos en aquellos otros territorios que tienen una mayor relación comercial, como es el caso murciano. Por ello se estima que, si se materializara ese impacto negativo, el efecto contagio podría restar entre tres y cuatro décimas al crecimiento del PIB regional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *