La hermana de Kim Jong-un comenta los rumores sobre una posible cumbre con EE.UU.

La hermana de Kim Jong-un comenta los rumores sobre una posible cumbre con EE.UU.

“EE.UU. estaría preocupado por la posibilidad de recibir en vísperas de las elecciones presidenciales el regalo de Navidad que no ha recibido todavía”, declaró Kim Yo-jong.

En medio de los rumores mediáticos sobre una hipotética nueva cumbre entre EE.UU. y Corea del Norte, fomentados por el propio Donald Trump, quien declaró que entiende que los norcoreanos “quieran reunirse” y su Administración “ciertamente” lo haría, la hermana del líder norcoreano Kim Jong-un ha comentado que, en la situación actual, una cumbre de este tipo solo les hace falta a los estadounidenses.

En un comunicado difundido este viernes por la Agencia Telegráfica Central de Corea (KCNA), Kim Yo-jong señaló que le resultó “un buen pasatiempo a la hora del desayuno” percatarse por un noticiero televisivo del “cambio psicológico de los estadounidenses, que llegaron a insinuar hasta la posibilidad de una cumbre” entre las dos naciones.

No este año

Puntualizando que solo se trata de una opinión personal, la hermana del líder norcoreano, una poderosa figura en la política del país, puso en duda que la cumbre se celebre este año y afirmó que, tal y como están las cosas ahora, unas negociaciones de alto nivel solo beneficiarían a EE.UU., al tiempo que para Pionyang serían “innecesarias” e “inútiles” mientras no se produzca un cambio decisivo en la postura de Washington.

Kim Yo-jong señaló que una cumbre solo les haría perder el tiempo si se sientan a la mesa del diálogo con EE.UU. y, además, podría deteriorar las “relaciones especiales” establecidas entre ambos mandatarios. Como última razón por la que Pionyang no debería participar en la reunión, la política dijo que esta fue vaticinada por la “escoria humana” de John Bolton, exconsejero de Seguridad Nacional de EE.UU.

“Lo que EE.UU. realmente busca no es una cumbre ni su resultado”

“Lo que EE.UU. realmente necesita ahora mismo no es una cumbre ni su resultado. Su objetivo es ganar tiempo calmando a nuestra parte y atándonos de pies para prevenir desastres políticos en las relaciones con Corea del Norte mientras se aprovechan de las amistosas relaciones entre ambos mandatarios”, apuntó la hermana de Kim Jong-un.

“Y suponiendo que celebráramos la cumbre ahora, es demasiado obvio que solo se usaría como una aburrida fanfarronada proveniente del orgullo de alguien”, comentó Kim Yo-jong en referencia al Gobierno estadounidense. “EE.UU. estaría preocupado por la posibilidad de recibir en vísperas de las elecciones presidenciales el regalo de Navidad que no ha recibido todavía”, agregó.

En ese sentido, Kim Yo-jong advirtió que “si EE.UU. emprende a la ligera, por ansiedad e impaciencia, alguna acción peligrosa en este momento” en relación a Corea del Norte, “es evidente que equivaldría a despertar a un león dormido y los resultados no serían nada agradables”.

Donald Trump y Kim Jong-un se reunieron por primera vez en junio del 2018 en Singapur y celebraron una segunda cumbre en febrero del 2019 en Vietnam. Las conversaciones entre los dos países se estancaron después de llegar a un punto muerto en el alivio de las sanciones de EE.UU.
“Kim propuso desmantelar el complejo nuclear de Yongbyon a cambio del levantamiento de nuestras sanciones, pero no podíamos aceptarlo”, explicó entonces el mandatario estadounidense.
“Él [Kim Jong-un] quiere desnuclearizar, pero solo quiere hacerlo en áreas que son menos importantes que las zonas que queremos. Conocemos muy bien el país. Conocemos cada centímetro de ese país. Tenemos que conseguir lo que tenemos que conseguir”, dijo Trump.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *