Los recortes presupuestales de 75 % por la crisis de covid-19 en México ahorcan a los centros de investigación

En medio de la crisis por la covid-19, el Gobierno de México ordenó a todas las dependencias federales realizar un recorte de 75 % del gasto en rubros relacionados con materiales, suministros y servicios generales, lo que ha generado protestas de diversos sectores, incluyendo académicos y centros de investigación.

De acuerdo con un oficio de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, fechado el 22 de mayo, estas medidas serán aplicables a todo el gobierno federal, organismos descentralizados, desconcentrados, empresas de participación estatal mayoritaria y fideicomisos que ejecuten gasto.

Se estima que el recorte represente ahorros por aproximadamente 39.000 millones de pesos (1.746 millones de dólares). Solo las Secretarías de Salud, de Defensa Nacional y de Marina están exentas de esas reducciones presupuestales.

La situación ha provocado que, entre otros sectores, 26 Centros de Investigación Pública (CPIs) se hayan visto fuertemente afectados por un recorte de recursos que incluso pone en entredicho su continuidad.

Científicos asfixiados
Aunque el anuncio del recorte presupuestal se produjo el viernes pasado, este miércoles el tema generó una fuerte polémica en redes luego de que el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) anunció que para el próximo ciclo escolar implementaría clases en línea para sobrevivir a lo que su director, Sergio López Allón, calificó como una “economía de guerra”.

Pero este no ha sido el único centro de investigación afectado.

A principios de mayo, autoridades del Colegio de México y el Instituto Mora, dos reconocidas instituciones en el ámbito de las ciencias sociales, informaron que tendrían que recortar becas de alumnos ante los ajustes presupuestales.

Una situación similar es la que vive el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), dependiente del Instituto Politécnico Nacional.

Salón en la Universidad de Guadalajara, México, 17 de marzo de 2020.
Ulises Ruiz / AFP
A pesar de que este centro de investigación realiza trabajos para desarrollar una prueba rápida de detección del coronavirus, también sufrirá recortes presupuestales que ponen en peligro su continuidad.

En semanas previas, integrantes de la comunidad científica en México firmaron una carta para exigir a la bancada de Morena en el Congreso que detuviera una iniciativa de ley, que pretende extinguir los fideicomisos opacos mediante los cuales se financiaba parte de la investigación científica en el país.

“Pretender un recorte del 75 % de los capítulos 2.000 y 3.000 sería paralizar por completo la administración pública”, señaló la senadora del PRI, Nuvia Mayorga.

Legisladores de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados alertaron que el Gobierno federal anunció un recorte de casi 12 % en el monto que reciben estados y municipios, lo que se traduce en casi 89.000 millones de pesos (3.990 millones de dólares).

Ante el tijeretazo de recursos para las entidades, los diputados estudian hacer cambios a la Ley de Disciplina Financiera para permitir que los gobiernos locales tengan mejores condiciones para diferir los pagos de su deuda, y mitigar así el impacto que tendrán los recortes en el interior del país.

“Apretarse el cinturón”

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que su administración hará todo lo posible por “apretarse el cinturón” para no endeudar al país, pese a las afectaciones ocasionadas por el coronavirus. 

“[Hay que hacer un] esfuerzo de ahorrar con austeridad, recogiendo esos fondos sin control en fideicomisos para pagar deuda y no endeudarnos, apretarnos el cinturón para no aumentar la deuda”, dijo en su conferencia de prensa matutina del 27 de mayo. 

Pese a los recortes, López Obrador ha mantenido en marcha los grandes proyectos de infraestructura de su Administración, tales como el Aeropuerto Felipe Ángeles, la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya y el Corredor Transístmico.

Durante el primer trimestre de 2020, el producto Interno Bruto de México (PIB) sufrió una caída real de 2,2 % respecto al año anterior, de acuerdo con un informe del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

Además, la calificadora Fitch estimó que el país presentará una caída de 7,4 % del PIB para finales de 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *