Se hunde el turismo en China por el Covid 19

Se hunde el turismo en China por el Covid 19

Cada país tiene su evento anual que dispara el gasto turístico. En Europa, por ejemplo, está la Semana Santa. Y en China está el festival Qingming, que tuvo lugar esta semana. Es cuando se espera que la gente viaje. En China, estas vacaciones son de tres días, pero resultan inevitables para los ciudadanos del país porque para ellos es fundamental acudir a casa, a barrer las tumbas de sus antepasados (Covid: Nueva Zelanda reabre y deja a China como único país aislado).

Este año muchas tumbas se deben de haber quedado sin barrer y no sólo porque ninguno de los 26 millones de habitantes de Shanghái pudo salir de sus casas, sino porque hay miedo en el país. Miedo al mismo virus que ha acabado con los temores en el resto del mundo, lo cual en buena medida es contradictorio.

Lo más llamativo es que China, salvo muy al comienzo, apenas ha sufrido internamente la crisis del Covid, salvo ahora, cuando el mundo la tiene bastante superada. Sí ha mantenido sus fronteras con unos controles brutales, pero internamente se vivieron estos años con bastante normalidad.

El año pasado, por ejemplo, mientras el mundo estaba encerrado, los chinos viajaron por esta festividad un treinta por ciento más. Este año, los turistas gastaron 18.780 millones de yuanes (2.950 millones de dólares) durante los tres días que duró, según el Ministerio de Cultura y Turismo de China. Eso es un 31 por ciento menos que el año pasado. Los viajes, 75,4 millones, fueron un 26 por ciento menos.

La razón de esto es el extraño empeño chino en detectar cada contagio con Ómicron. El país apenas tiene casos, en comparación con Occidente, pero obliga a su población allí donde se detectan casos (Shanghái es el último ejemplo) a no salir de casa, ni siquiera a comprar alimentos; no dormir en la misma cama, no comer en la misma mesa, no dar besos ni abrazos y someterse a constantes análisis para localizar el virus. Así está la primera ciudad económica del país, paralizada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *