Se dispara demanda en alojamientos de Airbnb en Santo Domingo y Punta Cana

Se dispara demanda en alojamientos de Airbnb en Santo Domingo y Punta Cana

Bloque Airbnb y bloque residencial, separados”. Así promociona una agencia inmobiliaria en Instagram un proyecto de apartamentos en el Distrito Nacional, la modalidad de separación es reciente en el mercado para evitar conflictos de convivencia ante el auge en la República Dominicana de la inversión en inmuebles con fines de renta corta, una dinámica que ni la pandemia ni la inflación han detenido.

“Ahora mismo, la gran mayoría de la oferta inmobiliaria que tenemos es de apartamentos orientados hacia la renta corta o Airbnb (una plataforma digital internacional de alquiler de propiedades por sus anfitriones). Son apartamentos de una y dos habitaciones”, informó Alberto Bogaert, presidente de la Asociación de Agentes y Empresas Inmobiliarias (AEI), que agrupa a 92 empresas y 722 agentes.

Bogaert estima que la renta corta supera el 65 % de la oferta inmobiliaria actual, especialmente en el Distrito Nacional, Punta Cana y Santiago, sobreponiéndose a las viviendas familiares. Y ha propiciado la clasificación de inmuebles como condo hoteles, debido a que su fin son estancias breves.

Los clientes son turistas extranjeros y dominicanos que viven en otras ciudades de su país, que prefieren estas residencias amuebladas antes que un hotel convencional. Solo entre enero-febrero de este 2022, el Banco Central reporta que el 27.4 % de los extranjeros no residentes que visitaron la RD se alojaron fuera de hoteles (249,758 personas), un porcentaje superior al 20.1 % registrado en iguales meses del año pasado, según Diario Libre.

Entre los otros alojamientos hay hospedajes de renta corta, aunque el Banco Central no precisa cuántos ni por cuál plataforma. Dado el «crecimiento acelerado» del turismo inmobiliario, como indicó el ministro de Turismo, David Collado, a principio del pasado mes de abril, el funcionario ya anticipó el interés del gobierno de que esta modalidad se regule y contribuya con el fisco local. En ese entonces anunció que eso sucedería en los próximos 60 días.

Comparó que ya hay 53,000 habitaciones disponibles para plataformas como Airbnb y otras, cuando el sector privado hotelero tiene 83,000.

“El sector inmobiliario creo que fue uno de los sectores menos golpeados por la pandemia. Tuvo un auge y un crecimiento bastante pronunciado”, dice Bogaert.

“Las ventas se dispararon muchísimo. Hubo compañías y vendedores, básicamente, que hicieron récord de venta”, agregó.

Con relación  del acaparamiento de ofertas para renta corta en el país Bogaert indicó que  una competencia para las ofertas de viviendas para alquileres convencionales, responde: “Esto es un tema, sí, pero esto también va a ayudar a revalorizar las propiedades que ya tienen un tiempo de construidas”.

“La gente antes quería mudarse en una torre nueva, pero ya tienen que ir mirando a las viejas: remodelarlas y mudarse. Por el tema del espacio, ya no se está construyendo propiedades de 200 metros, de 250 metros, es muy raro”, añadió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *