Polémica en EEUU por la legalidad de Norse Atlantic

Polémica en EEUU por la legalidad de Norse Atlantic

No ha nacido, no vuela, no tiene firmados contratos para sus aviones, pero ya tiene conflictos mediáticos por el supuesto modelo operativo que tendrá. Norse Atlantic, la nueva aerolínea del ex-fundador de Norwegian, empieza pronto a tener líos.

Ayer, en pleno receso festivo, el director general, Bjorn Tore Larsen tuvo que salir a los medios a corregir o desmentir a los parlamentarios estadounidenses que acusaban a la compañía de no querer cumplir la legislación laboral con la futura plantilla. El director ejecutivo de Norse Atlantic Airways acusó a los legisladores estadounidenses por hacer afirmaciones “falsas” sobre las prácticas laborales, insistiendo en que Norse contratará personal estadounidense y cumplirá con los tratados de transporte aéreo. “Alentamos a las personas a ceñirse a los hechos y no escuchar afirmaciones falsas hechas por partes que no conocen nuestra empresa o que no han hecho ningún esfuerzo por comunicarse con nosotros”, dice el CEO de Norse, Bjorn Tore Larsen. “Nuestra puerta está abierta y agradecemos cualquier pregunta sobre nuestra operación futura que creará empleos en los EE.UU. y ofrecerá a los estadounidenses vuelos asequibles a Europa”. 

Larsen responde a dos parlamentarios americanos que calificaron a la aerolínea como una “aprovechada”. El problema es que quien decía eso era el presidente del Comité de Transporte e Infraestructura de la Cámara de Representantes americana, Peter DeFazio, y el director del subcomité de aviación, Rick Larsen, en una carta enviada al secretario del Departamento de Transporte de Estados Unidos, Pete Buttigieg (equivalente al ministro del ramo). 

Los legisladores dijeron que Norse podría seguir un plan de negocios similar al de Norwegian Air International (NAI), la filial de Norwegian con sede en Irlanda. Hace varios años, DeFazio y los grupos laborales de las aerolíneas se opusieron al permiso de transportista aéreo extranjero de NAI, diciendo que Norwegian había establecido NAI en Irlanda para eludir las leyes laborales más estrictas de Noruega. Hacerlo violó el tratado aéreo de “cielos abiertos” de Estados Unidos con Noruega y afectó negativamente a Jobs de Estados Unidos, dijeron. 

La última carta exige que el DOT niegue el permiso de transportista aéreo extranjero de Norse si persigue una estructura similar a la de NAI. “Estas afirmaciones son falsas y parecen estar basadas en información errónea”, dice el jefe de Norse Larsen. Norse, lanzado recientemente por ejecutivos con vínculos con Norwegian, tiene la intención de comenzar a volar desde Europa a los EE. UU.

Este año, utilizando antiguos 787. “Norse Atlantic Airways es una aerolínea noruega con propietarios noruegos, con sede en Noruega y a punto de cotizar en la bolsa de valores de Oslo”, dice Larsen. “Norse planea obtener una licencia de operación noruega”. Larsen insiste en que Norse no entrará en conflicto con los tratados aéreos. “Confiamos en que obtendremos todos los permisos necesarios para volar entre Europa y EE. UU., En línea con el Acuerdo de Cielos Abiertos”, dice.

La compañía tiene la intención de “contratar a una cantidad de estadounidenses, tanto de la tripulación de cabina como del personal administrativo, y serán empleados de forma permanente”, agrega Larsen. “Respetamos plenamente el derecho de los empleados a sindicalizarse y damos la bienvenida a nuestros futuros colegas a unirse a un sindicato si así lo desean”. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *