El renting, la solución para evitar la espera provocada por la crisis de los microchips


El renting, la solución para evitar la espera provocada por la crisis de los microchips

La economía mundial aún trata de recuperar el ritmo previo a la pandemia de la COVID-19, cuando un nuevo factor está condicionando la producción de artículos de electrónica y vehículos. Las marcas de coches tienen muchas dificultades a la hora de satisfacer la demanda debido a un problema global en la cadena de suministros. Y los clientes poco pueden hacer para evitar eternos plazos de entrega pues, salvo por soluciones como el renting para particulares, no existen fórmulas para reducir estos largos tiempos de espera.

Y todo esto viene por la crisis de los microchips, que empezó a manifestarse a finales de 2020. Fue entonces cuando muchos fabricantes de automóviles anunciaron que existía una escasez generalizada en el abastecimiento de microprocesadores. Esto ha ocasionado un efecto dominó que ha desembocado en la incapacidad de producir tantos coches nuevos como demanda el mercado.

Debido a la crisis sanitaria, el cierre de fábricas de automóviles provocó que no se produjeran coches y que los fabricantes de estos microchips reasignaran su capacidad a las denominadas empresas de tecnología de consumo (smartphones, ordenadores, tabletas, etc.), mucho más rentables. Además, el sector de la automoción absorbe alrededor del 15% de la producción de chips, por lo que estos productores ven mucho más interesante trabajar con los sectores tecnológicos.

Se necesitan unos 1.400 microprocesadores para la fabricación de un automóvil© Proporcionado por Periodismo del Motor Se necesitan unos 1.400 microprocesadores para la fabricación de un automóvil

Sin embargo, estos pequeños chips son responsables del funcionamiento de la mayoría de funciones electrónicas del vehículo. Se calcula que se requieren de unos 1.400 microchips (de media) para la fabricación de un coche. Esto significa que la escasez en el suministro -provocado en parte por destinar los microprocesadores a sectores tecnológicos- ha estado generando constantes frenazos a la producción de automóviles, falta de stock y retrasos en las entregas de vehículos nuevos.

También tiene un efecto directo sobre el precio de los automóviles. Ante la falta de stock, los fabricantes aumentan los precios de sus coches para hacer frente a la demanda. Esta situación empuja a muchos compradores a recurrir al mercado de vehículos usados y de segunda mano, ocasionando el mismo efecto de subida de precios. La situación es delicada (se calcula que esta situación no revertirá hasta 2023) y la demora para entregar un coche nuevo lleva a listas de espera que superan incluso los 12 meses.

El renting como solución a las listas de espera derivadas de la crisis de los microchips

Ante esta situación, con retrasos en la producción, falta de stock y largas litas de espera de hasta un año para recibir un coche nuevo, una solución viable es el renting para particulares. Esta modalidad de compra ofrece multitud de ventajas enfocadas en el uso del vehículo sin hacer frente a los costes de mantenimiento por utilización.

Existen empresas como TotalRenting que trabajan mano a mano con los fabricantes para garantizar el stock de coches para realizar la entrega en un plazo menor. Además, ofrece vehículos preentrega para disfrutar de un automóvil mientras espera la llegada del vehículo contratado.

La falta de stock y el desabastecimiento de microchips están provocando listas de espera de hasta 1 año para recibir un coche nuevo© Proporcionado por Periodismo del Motor La falta de stock y el desabastecimiento de microchips están provocando listas de espera de hasta 1 año para recibir un coche nuevo

El renting de vehículos permite disfrutar de un coche sin hacer frente al pago de seguro, impuestos, reparaciones, mantenimiento y cambio de neumáticos, entre otros. El cliente abona una cuota mensual que incluye todos estos gastos y tan solo debe afrontar el coste del combustible que emplee.

Esta modalidad de compra está fijada por un contrato de renting, que incluye todos los aspectos del servicio, desde la cuota mensual a pagar hasta la duración del contrato (que oscila entre 2 y 4 años, aunque pueden ser más) y el kilometraje anual máximo a realizar (desde unos 10.000 kilómetros al año). Además, otra de sus principales ventajas es que los vehículos siempre son nuevos y que, una vez finalizado el plazo de renting, el cliente tiene la posibilidad de volver a contratarlo y estrenar un coche nuevo otra vez con todos los servicios incluidos.

Según los fabricantes de automóviles, la situación actual se extenderá al menos, durante el primer semestre de 2022. La crisis de los microchips debería remitir a finales del año próximo o principios de 2023 y, hasta que esto suceda, buscar soluciones alternativas para evitar las largas listas de espera en la entrega de un vehículo nuevo es algo indispensable si quieres estrenar coche cuanto antes.

La entrada El renting, la solución para evitar la espera provocada por la crisis de los microchips se publicó primero en VisionRDN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *