Una empleada de Tesla demanda a la compañía por acoso sexual “continuo y generalizado” en su puesto de trabajo

Una empleada de Tesla demanda a la compañía por acoso sexual “continuo y generalizado” en su puesto de trabajo

Se trata de la segunda reclamación de este tipo interpuesta contra la empresa de Elon Musk en menos de un mes.

Una empleada de una línea de montaje de Tesla interpuso este miércoles en la Corte Superior del condado de Alameda (California, EE.UU.) una demanda contra el fabricante de vehículos eléctricos en la que denuncia sufrir un acoso sexual “continuo y generalizado” en su puesto de trabajo, informa Reuters.

Erica Cloud acusa a un exgerente de abrazarla y masajearla mientras le hacía comentarios groseros e insinuantes y denuncia que actualmente está sufriendo represalias por parte de otros gerentes después de que se quejara de lo ocurrido al departamento de recursos humanos de la compañía.

La demanda sostiene que tanto Tesla como los otros acusados sometieron a la mujer a “un ambiente de trabajo hostil derivado de la animadversión hacia su género y acoso sexual”. Además, considera que ambas partes fallaron a la hora de prevenir y tomar medidas correctivas relacionadas con la situación.

Por el momento, la empresa dirigida por Elon Musk no ha respondido a la solicitud de comentarios de la agencia, que destaca que la compañía carece de un departamento de relaciones públicas.

“Condiciones de pesadilla”

Se trata de la segunda reclamación de este tipo contra Tesla en menos de un mes. El pasado 18 de noviembre, otra empleada, Jessica Barraza, presentó una querella en la que acusaba a los supervisores y gerentes de la planta de Fremont (California) de haber creado “condiciones [laborales] de pesadilla” en las que el “acoso sexual rampante” se ha extendido por años.

En su demanda, aseguraba que los mandos medios contribuyeron a establecer una “cultura generalizada de acoso sexual” a través de un uso desmesurado de lenguaje ofensivo o denigrante al referirse a las mujeres, comportamientos sexistas, comentarios alusivos a los cuerpos de las trabajadoras e incluso tocamientos cotidianos.

Barraza, de 38 años, dijo que fue manoseada de manera repetida contra su voluntad y que le pidieron participar en una actividad física grupal con compañeros de trabajo que supuestamente la habían cosificado, lo que le provocó ataques de pánico que derivaron en un trastorno de estrés postraumático, motivo por el cual se encuentra bajo tratamiento médico.

La entrada Una empleada de Tesla demanda a la compañía por acoso sexual “continuo y generalizado” en su puesto de trabajo se publicó primero en VisionRDN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *