Postales de un crucero: los fiordos de Chile

Por GEORGINA CRUZ

Después de nuestra esperiencia en la Antártida y una visita a la ciudad del “fin del mundo,” Ushuaia, Argentina durante la vuelta al mundo del crucero Amsterdam de Holland America Line nos dirigimos a los fiordos de Chile, navegando por el Canal Beagle y el Estrecho de Magallanes.

Creíamos que en la Antártida ya habíamos visto más belleza que la que le corresponde ver a un ser humano, pero en los fiordos chilenos nos esperaba aún mucho más. El desfile de maravillas comenzó desde el primer de cuatro días y medio en los fiordos en el Canal Beagle donde se encuentra Ushuaia. Nos paseamos por bellos paisajes incluyendo por el llamado “Callejón de los Glaciares,” con una serie de glaciares que se derraman de las Montañas Darwin y tienen nombres de países europeos –entre ellos los bellos glaciares Holanda e Italia.

Otro día, una sesión de navegación escénica narrada de dos y media horas nos llevó a ver vistas del Parque Nacional Torres del Paine de Chile, con sus impresionantes picos o “torres” de granito que alcanzan una altura de 8,200 pies sobre el nivel del mar, al igual que panoramas de increíble belleza de los Andes majestuosos y nevados.

Aves, focas y ballenas de aleta se divisaban aquí y allá durante el trayecto y las puestas de sol, alrededor de las 9-9:30 p.m. aquí eran preciosas –con el sol tiñiéndolo de naranja y rosado como un artista pintando con brocha gorda.

El resto de nuestro tiempo en los fiordos dividíamos nuestro tiempo entre las cubiertas abiertas y el salón de observación del barco, el Crow’s Nest (Nido del Cuervo) con sus ventanales que van del techo al piso. Aunque menos conocidos que los fiordos noruegos, los chilenos son verdaderamente impresionantes, con una multitud de canals y fiordos encontrados en las latitudes entre el Cabo de Hornos y el Estuario Reloncavi. Están bordeados por picos –muchos nevados, paisajes tallados por glaciares, y cuentan con un laberinto increíble de lindas islas que son deleite de los fotógrafos. Hicimos escalas en Punta Arenas con oportunidad de visitar la Isla Magdalena con una colonia de pingüinos de Magallanes, y en Puerto Montt.

La autora es escritora de viajes. Reside en Florida

En Puerto Montt, pudimos admirar dos volcanes con cimas nevadas: el Calbuco y el Osorno. El Volcán Osorno tiene una altitud de 8,701 pies y nos recordó al Monte Fuji del Japón.

Los fiordos de Chile fueron, sin dudas, uno de los puntos sobresalientes de nuestro crucero alrededor del mundo. Lo próximo en nuestra agenda incluye paradas en puertos chilenos y entonces comenzamos a cruzar el Océano Pacífico con escalas programadas en varias islas.

Algunos superlativos de esta etapa de la vuelta al mundo:

Lo más impresionante: los glaciares en el “Callejón de Glaciares” (Glacier Alley) y las vistas de Torres del Paine y de los Andes.

Lo más delicioso: poder probar el “sabor” de Chile con especialidades culinarias del país servidas a bordo en el comedor principal del barco y en el restaurante estilo bufé, Lido Marketplace. En este ultimo hubo una cena especial con mariscos y pescados, incluyendo salmón fresco, patas de cangrejo, ostras, almejas y otras delicias incluyendo ceviche y estofado de pollo con maíz y vegetales.

Datos interesantes sobre glaciares:

Los glaciares son ríos de hielo, esculpidos por los elementos y fisurados por la presión.

Cuando nieva en un glaciar, se compacta al hielo.

El río de hielo se mueve lentamente hacia delante por la gravedad. Y mientras se mueve cuesta abajo, nieve derretida en su parte inferior se mezcla con tierra y rocas, formando una especie de lubricante que mantiene al glaciar moviéndose.

Los escombros de las rocas se van dislocando hacia los bordes del glaciar creando morrenas.

El movimiento del glaciar también causa grietas en el hielo.

Cuando la nieve se acumula más rápidamente en el glaciar que la que se derrite, el glaciar avanza. Cuando hay más nieve derretida o evaporación, el glaciar se retira.

Algunos glaciares son azules porque mientras más compacto el hielo, más tiene que recorrer la luz y más azul luce la luz. Burbujas de aire en hielo no compacto absorben largas ondas de luz blanca, así que vemos hielo blanco.

Informes sobre Chile: Visite el portal www.visitchile.com.

            Enlace a fotos de los fiordos chilenos:

https://1drv.ms/u/s!Aj3WYZizi6uqsXK8iHr3rCj6ENO2?e=hPY7d0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *