Rentabilidad hundida por mucho tiempo para unas hoteleras asfixiada


Visitas :
5.489

El abrupto encarecimiento de las partidas de personal, alimentacin y energa no tiene visos de una pronta reversin
Las incertidumbres con los ingresos son mximas en cuanto a volumen, a la vez que parece utpico subir tarifas

Las hoteleras espaolas afronta un largo tiempo de rentabilidad hundida a causa de la gran inflacin en sus principales costes, como son los de personal, alimentos y energa, sin visos de abaratarse a corto y medio plazo.

El foco meditico se est poniendo en la demanda en el sentido de si este verano se recuperar un volumen cercano al de los aos buenos, pero incluso en el escenario ms positivo de cantidad, los hoteleros tendrn prcticamente imposible repetir en las tarifas los agudos encarecimientos de los gastos.

El horizonte ms factible actualmente en cuanto a los ingresos es de pesimismo para abril y mayo, y algo de luz a partir de junio, despus de un marzo de prdidas histricas para los hoteleros que apostaron por adelantar sus aperturas y que han tenido que padecer una demanda hundida por la guerra en Ucrania y unos costes disparados (Las cadenas se lanzan a la reapertura masiva de hoteles).

Los tres principales apartados en la partida de gastos para los hoteleros son el de personal, donde los convenios han obligado a una importante subida salarial; el de alimentos, con una inflacin generalizada de dos dgitos, y finalmente la energa, con precios en mximos en electricidad, gas y petrleo.

Este cctel de gastos disparados y demanda afligida deja un panorama de rentabilidad hundida para los hoteleros, con el agravante de que necesitan como nunca beneficios no con el fin de destinarlos a dividendos, sino para ponerse al da con los bancos tras dos aos de moratorias, carencias y refinanciaciones, o con la necesidad de liquidez para acometer renovaciones imprescindibles en muchos casos.

Las perspectivas para un buen nmero de hoteleras son oscuras habida cuenta del vencimiento de la moratoria a los concursos de acreedores a partir de julio, que puede acarrear un drama laboral ante la opcin que cada vez cobra ms fuerza de que por tercer ao seguido queden bastantes establecimientos sin abrir durante la temporada alta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *